viernes, 3 de abril de 2020

Rosquillas de San Bartuelo


Llega el fin de semana y aunque estemos confinados hay que hacer algo especial para evadirnos de este triste ritmo que llevamos. También Semana Santa está a la vuelta y los postres típicos como las torrijas o las rosquillas no deben faltar.

Ya haremos una sesión extra de ejercicios , caminatas por el pasillo y el salón o algún baile que nos aminore estas calorías de más, pero algún capricho ante estas circunstancias devastadoras que estamos viviendo hay que darse para mantener las tradiciones.

Más de una vez os he hablado de María Jesús, cuyo blog “Con la luz de mi cocina” , lleno de estupendas recetas tradicionales, es uno de mis referentes, aunque ya hace mucho que no publica y se la echa muchísimo de menos.
Estas rosquillas son de ella, cuenta que cada vez que las prepara le traen muchos recuerdos llenos de nostalgia.

Ya las he hecho un montón de veces, aunque he adaptado las cantidades a mis necesidades y como aún no las había publicado, os las comparto por si os apetece prepararlas estos días. Os aseguro que son una delicia.




Y como hago en cada entrada, sigo agradeciendo al máximo a todos los profesionales que velan por nosotros, todos en general se merecen nuestro respeto y agradecimiento pero especialmente los que están ahí al pie del cañón batallando en primera línea.

Igualmente expresar mi pésame a todos aquellos que habéis perdido a algún familiar en estas condiciones tan trágicas y por supuesto mi ánimo a todos los enfermos .

Mucha salud para todos amig@s . #yomequedoencasa #unidosvenceremos 




Ingredientes :
3 huevos pequeños
270g de azúcar
100 ml de aceite de girasol o suave de oliva
80 ml de moscatel
20 ml de anís
Ralladura de un limón
750 g de harina aproximadamente 
1 sobre de levadura
Azúcar glas para espolvorear




Elaboración :
Batimos perfectamente los huevos con el azúcar.

Añadimos el moscatel y el anís para seguir batiendo y poco a poco vamos incorporando el aceite.

A continuación la ralladura del limón y poco a poco la harina mezclada con la levadura hasta que consigamos una masa moldeable y elástica.

Mª Jesús extiende la masa con rodillo y va cortando con un molde de donuts . Yo he hecho bolas , en el centro con el dedo se rompe y damos forma a la rosquilla.



Freír en abundante aceite caliente pero sin exceso,  con cuidado de que no se arrebaten pues se quedarían crudas por dentro y quemadas por fuera.

Se van depositando según se hacen sobre una bandeja con papel de cocina para que absorba el exceso de aceite que pudieran tener.

Cuando enfrían se espolvorean de azúcar glas.
Guardar en una lata con buen cierre . Suelo ponerlas al vacío en botes , aunque en mi casa vuelan por arte de magia. 
Son un bocado irresistible.