lunes, 12 de abril de 2021

Pasteles de naranja y almendra

Hace mucho que preparo esta receta de la Hermana Bernarda , desde hace años que se la vi elaborar en su programa de cocina. Sus creaciones siempre estaban impregnadas de mimo y cariño, con sus manos de hada y esa dulzura que la caracterizaba.

En realidad, era otra de las recetas que tenía en mente para agasajar a nuestra querida Marisa en su Concurso para el Aniversario, pero ya no llegué a la cita porque esos días estaba sumamente liada.

Deciros que son unos  pastelitos de los que  ganan en sabor con los días y tienen la ventaja de que aguantan perfectamente más de una semana , según comentaba la monjita , pero en casa más de tres días no nos duran ja ja .

Con el tiempo he ido rectificando la receta a mi gusto obviando el azúcar en el relleno, pero si le queréis poner porque sois demasiado golosos, añadir dos cucharadas. 




Ingredientes :


Para la masa:

250 grs de harina

1 cdita de levadura en polvo Royal

125 grs de mantequilla cortada en trocitos

80 grs de azúcar

Ralladura de la piel de una naranja

4 cdas de zumo de la naranja

1 huevo

 

Para el relleno:

125 grs de almendra molida

2 cucharadas de bizcocho molido

12 cucharadas de zumo de naranja

 

Para la glasa:

5 cucharadas de azúcar glas

2 cucharadas de zumo de naranja

1 cucharada de Cointreau




Elaboración :

Colocamos todos los ingredientes sobre la superficie de trabajo, excepto el huevo y el zumo.

Los frotamos con las manos  hasta conseguir una especie de sémola .

En ese punto, hacemos un hoyo a la masa y vertemos en él el huevo batido y el zumo , mezclando todo perfectamente y espolvoreando ligeramente de harina si nos hiciera falta.

La masa estará lista cuando al hundir un dedo en ella, se queda la huella.

Le damos forma de rollo y la envolvemos en papel film para llevar a reposar al frigorífico durante media hora.




Pasado este tiempo , dividimos la masa en dos partes . La estiramos con el rodillo pero como  es una masa bastante difícil de manejar, otra opción más sencilla es ir poniendo porciones de masa sobre el molde (de 31x22cm),forrado con papel vegetal .

Nos enharinamos las manos para ayudarnos y vamos estirando muy bien hasta cubrir toda la superficie del molde.

Colocamos a continuación el relleno y cubrimos perfectamente la masa , para terminar poniendo la segunda parte de la masa a cachitos hasta completar todo el espacio del molde.

Pasamos un tenedor por encima haciendo dibujos con el fin de disimular los cortes.

Llevamos a hornear (horno previamente caliente) a 200º durante 20 minutos, hasta que comienza a coger un poco de color, no mucho.

Una vez transcurrido el tiempo, sacamos del horno y barnizamos con la glasa ,que habremos hecho previamente mezclando los ingredientes.

Barnizamos en caliente, cuando el pastel sale del horno.

Esperamos que se seque la glasa y cortamos en trozos con sumo cuidado.

Guardamos en una lata con buen cierre .