miércoles, 31 de julio de 2019

Rollos de bonito en salsa


Si hay un plato tradicional que se repite en la mayoría de casas asturianas durante esta época estival, es el rollo de bonito en salsa , ya que este pescado es el rey del verano , al igual que las parrochas (sardinas) .
Sólo es bonito del norte el que sobrepasa los 4 kg de peso y se captura en el Cantábrico con anzuelo para que el pez no sufra y su carne sea de mayor calidad.
El rollo se puede comer en caliente o en frío y aunque en esta ocasión lo he hecho con esta salsa de verduras , también lo podríamos acompañar simplemente con mahonesa o una salsa tártara por ejemplo.
Nos da mucho juego y a pesar de que lleva su tiempo prepararlo , merece la pena . Es importante cortar el bonito  a cuchillo en trozos pequeños para hacer el rollo,  pero eso en la pescaderia nos lo hacen sin problema .



Ingredientes:
700 g de bonito
1 cebolla
4 pimientos de piquillo
1 ó 2 dientes de ajo
12 aceitunas
Un huevo batido (clara y yema)
100 g de jamón ibérico
2 huevos cocidos
Una taza de miga de pan o pan rallado
Leche para remojar el pan
Harina y un huevo para dorar los rollos
Sal y pimienta
6 cdas de perejil picado
Aceite de oliva virgen

Para la salsa :
Una cebolla
600 g de salsa de tomate casera
3 pimientos de piquillo
Una zanahoria
1 diente de ajo
1cdita de azúcar de las de café
Un chorrín de vino blanco
Agua (si fuera necesario )


Elaboración :
Ponemos a remojar el pan en la leche si utilizamos miga , si es pan rallado, no hace falta.
En una sartén con un hilo de aceite de oliva virgen, pochamos el diente de ajo picado junto con la cebolla troceada fina .  Salpimentamos.
Cuando ya comienza a ablandarse, le agregamos los pimientos picados, y el bonito desmigado a mano . Salpimentamos, no mucho, pues luego el jamón ya le aporta sal.
Apagamos el fuego , (con el calor residual será suficiente ) ,le damos unas vueltas y justo cuando cambié de color lo retiramos para un bol.
Incorporamos los huevos cocidos , el perejil,  las aceitunas y el jamón, todo bien picado .
Añadimos el huevo batido y removemos el conjunto perfectamente.
Con la masa resultante , formamos los rollos . Los pasamos por harina y los envolvemos en papel film. Guardamos en la nevera un par de horas o toda la noche, si los dejamos para hacer a la mañana, con el fin de que estén consistentes a la hora de freírlos.


Una vez reposados, los bañamos en el huevo batido y se fríen en abundante aceite bien caliente para dorarlos bien.
La salsa podemos prepararla el día anterior o si los dejamos un par de horas en la nevera, la hacemos mientras. Para ello , en aceite de oliva virgen, pochamos una cebolla junto con una zanahoria en trozos y los pimientos de piquillo. Una vez comienza a pocharse, agregamos la salsa de tomate , una cucharadita de las de café de azúcar para corregir la acidez y dejamos que se haga suavemente a fuego bajo. Echamos el vino blanco y dejamos que se evapore .
Según se va cocinando, si hiciera falta, iremos echando agua , según necesite por, si se quedara muy espesa, eso siempre a gusto del comensal. 


Una vez hecha la trituramos en el pasapuré y cuando los rollos estén bien dorados, los pasamos a la cazuela con la salsa, donde dejamos que se hagan durante veinte minutos lentamente.
Cuando los rollos han enfriado, se cortan en rodajas . Servimos la salsa aparte para que cada cual se sirva a su gusto.
Podemos acompañarlos de una  buena ensalada o unas  patatas fritas .


Y como la blogosfera se está quedando vacía con las vacaciones, he decidido también tomarme un respiro, descansar y disfrutar de la familia y los amigos .
Nos vemos en setiembre con nuevas recetas y fuerzas renovadas.
Feliz Verano amig@s !