lunes, 19 de febrero de 2024

Paletilla de cerdo al estilo de mamá

 

Una receta sin secreto ninguno, de las tradicionales con ingredientes básicos pero con un resultado y sabor excepcional . 

Era uno de los platos estrella que mi madre solía preparar hace años . Comida de fiesta cuando se reunía la familia a la mesa pues da mucho juego y a todos nos encantaba. 

Ahora ya no cocina . Me ha pasado el testigo hace tiempo , así que me esmero en seguir al pie de la letra sus indicaciones, pero ese toque especial de ella jamás lo conseguiré por mucho que me lo proponga. 

Algo tendrán estos platos heredados de madres y abuelas que perduran por generaciones, verdad? 

Con estas elaboraciones nos hemos criado y de ley es rendirles el homenaje que se merecen. 




Si sobra se puede congelar sin problemas para comerla en una próxima ocasión.


Ingredientes :

Una paletilla de cerdo

Una cebolla grande

Dos pimientos rojos 

Un tomate

Tres dientes de ajo

Una hoja de laurel

Una cdita de orégano seco

Aceite de oliva virgen extra

200 ml de vino Albariño

100 ml de coñac

250 ml de caldo de ave o agua




Elaboración:

Pelamos y cortamos la cebolla y los ajos en trocitos. Quitamos la piel al tomate y troceamos junto a uno de los pimientos que también picamos en trozos previamente lavado .
El otro pimiento lo cortamos en cuatro cuartos.
La paletilla la cortamos en dos trozos para que nos quepa mejor en la cazuela .
La marcamos a fuego fuerte en el aceite de oliva hasta que se dore por ambos lados.
A continuación, vertemos el vino y el coñac, dejando que reduzca.
Incorporamos las verduras junto con el orégano y la hoja de laurel.
Bajamos el fuego, en vitro al 4, dejando que se vaya haciendo todo poco a poco , dándole la vuelta de vez en cuando, con mimo y cuidado de que no se queme.
A medida que vaya necesitando líquido, le agregamos de a pocos el caldo de ave o en su defecto el agua. 
Una vez hecha , aproximadamente dos horas , la retiramos de la cazuela para una fuente.
La salsa resultante la pasamos por el pasapuré , excepto el pimiento en cuartos que lo reservamos para acompañar después.
Una vez todo listo, devolvemos la carne a la cazuela y le vertemos por encima la mitad de la salsa ya triturada. La otra mitad la ponemos en salsera para que cada cual se sirva más si le apetece.
Servir bien caliente acompañada de las patatas fritas y el pimiento o una buena ensalada y a disfrutar mucho . 





14 comentarios:

  1. Buenos días. Dices bien, algo tendrán las cocinas de madres y abuelas cuando perduran en el tiempo, y yo añadiría, con poco hacían mucho, pues todo el que llegaba a casa de mis padres o abuelos, comía. Esta paletilla, cocinada a fuego lento con sus verduras, resulta verdaderamente un manjar y se estira con la salsita tan buena que lleva invitando al pan participar en el ágape. Ahora nosotros tenemos el legado de estas recetas y no debemos olvidarlo.
    Bss

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón, es un plato especial para familias numerosas, tiene buen reparto y además gusta a todos.
    Las madres siempre ponen su punto, tan especial, yo creo que es el cariño, que es imposible igualar, pero tienes la suerte de tenerla al lado aunque no cocine, y eso te hace sentir una privilegiada.
    Para las dos, os mando mis sinceras felicitaciones junto con abrazos y cariños de
    kasioles

    ResponderEliminar
  3. Se ve espectacular!....suave, delicado y jugoso....no hay nada como la comida casera, la de siempre, hay que mantener esos recuerdos y recetas vivas.....Abrazotes, Marcela

    ResponderEliminar
  4. Sin duda, estas recetas que se transmiten de generación en generación son las mejores y no debemos dejarlas perder. Para mi es un plato muy rico y que pide pan.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Buenos días Bego. Entiendo todo lo que dices, me he visto durante años en ese papel, con mi madre al lado dándome todas las explicaciones para que saliera tan rico como si lo hubiera cocinado ella, es el legado que nos dejan, y que nosotras dejamos escrito en las páginas de nuestro blog, para que quede constancia de lo buenas cocineras que eran, con los escaso medios de los que disponían en sus tiempos.Tu carne invita a disfrutarla sin prisas, a mí es de las cosas que me gustan poner cuando somos muchos a comer, como imagino fue en tu caso.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. ¡¡Hola Bego!! Pues si es una receta heredada, entonces, es más que una receta, pues significa muchas cosas más, recuerdos, buenos momentos, sabores de infancia...y es verdad, aunque sigamos haciendo esas recetas, nunca quedan igual a las que hacían nuestras madres. Una paletilla riquísima que tiene que seguir pasando de generación en generación. Besitos.

    ResponderEliminar
  7. Bego, cuanto cariño pones en tu receta de hoy, se nota desde la primera palabra que escribes hasta la última, y no digamos ya en el resultado final de la receta, que, aunque sea un tópico, el plato se sale de la pantalla.

    Bonito homenaje el que le rindes a tu madre, te puedes dar por satisfecha, el testigo lo cogiste de una forma extraordinaria. Dale un besote de mi parte.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  8. Hola Bego. Tienes toda la razón. Estás recetas que van pasando de madres a hijas son imperdibles.
    Gracias a quienes cogen el testigo, como es tu caso, esas delicias nunca se perderán, lo contrario sería un despropósito.
    Con los ingredientes que le has puesto, en especial ese vino tan fuera de serie como es el Albariño, ya se sabe que el resultado es todo un éxito y tú lo has bordado.
    Contigo se cumple el dicho de tal palo tal astilla, si tú madre era y sigue siendo una estupenda cocinera, aunque ahora no cocine, su hija, tú, no se queda atrás y para muestra este plato que nos dejas.
    Un plato de lujo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Bego , que razon tienes , los platos de nuestras madres y abuelas nunca dejaran de estar deliciosos y es de ley acordarnos de ellas . Esta paletilla tiene una pinta extraordinaria
    besinos

    ResponderEliminar
  10. Hola Bego,
    Qué tú continúes con las recetas tradicionales de tu madre no es de extrañar, porque cocinas de maravilla. Sólo hay que ver el resultado de esta carne. Se ve jugosa y deliciosa.

    besos ♥

    ResponderEliminar
  11. No hay nada mejor que las recetas de mamáy abuelitas. Has hecho una receta muy rica que seguro te trae muchos recuerdos. Te ha quedado muy rica.
    Feliz tarde. Sil

    ResponderEliminar
  12. Estas recetas heredadas son las mejores, no hay más que verla. Te ha quedado de cine. Feliz día! BSS

    ResponderEliminar
  13. Las recetas de siempre, esas que no tienen secretos están llenas de sabor con muchos recuerdos ❤
    Buenas noches amiguina

    ResponderEliminar
  14. A veces buscamos en libros nuevas recetas , modernas y novedosas cuando las mejores las tenemos tan cerca de nosotros como las de nuestras abuelas y madres. Y esta tuya es un buen ejemplo. Nunca he hecho el cerdo así y tiene una pinta estupenda, me encanta el cerdo y cocinado de esta manera todavía más. Tomo buena nota. Saludos

    ResponderEliminar