lunes, 2 de mayo de 2022

Carrilleras de ibérico en salsa de vermut

La textura gelatinosa y melosa de este tipo de carne, las convierten en un bocado exquisito, apto para cualquier paladar e ideal para niños y personas mayores cuando hay problemas de masticación.

Como más las suelo preparar es al vino tinto o con vermut, como os muestro hoy.

De un tiempo a esta parte las elaboro siempre en la olla exprés, ganando tiempo y abaratando luego el recibo de la luz , ya que en treinta y cinco minutos están listas , quedando igualmente deliciosas como si se hicieran de forma tradicional y que nos llevarían hora y media o dos tranquilamente.

Eso sí, antes de pasarlas a la olla, sigo unos pasos previos que en la receta ya os detallo.

La salsa resultante normalmente suele sobrarme una parte, con lo cual , la congelo en bolsas de cubitos de hielo y las reutilizo cualquier otro día para enriquecer un guiso, un arroz , un asado, etc.




Un dato a tener en cuenta para el éxito del plato , es que el vermut sea de calidad al igual que cuando las hacemos con vino. He utilizado Petroni,(que conste que nadie me paga por hacerle publicidad). Solo lo recomiendo porque a nosotros nos encanta y desde que lo descubrimos en una de las Xuntanzas de Bloggers, no he vuelto a comprar otro. Está elaborado con uva albariño y botánicos, con un aroma a fruta madura, matices de vainilla y especias con toques balsámicos, pero vamos ya con la receta.

 Ingredientes :

Kg y medio de carrilleras de cerdo ibérico

Dos cebollas tamaño mediano

Un puerro (la parte blanca)

Tres zanahorias

Un tomate pequeño maduro

215 ml de vermut rojo

Caldo de carne o ave (450 ml)

Aceite de oliva virgen extra

Una hoja de laurel

Dos dientes de ajo

1 pizca de clavo molido

Sal

Harina




Elaboración :

Limpiamos de grasa y telillas las carrilleras y le ponemos sal.

Ponemos una cazuela con un ligero fondo de aceite de oliva virgen extra al que añadimos los dos dientes de ajo chafados. Cuando ha tomado temperatura, retiramos los ajos e incorporamos las carrilleras, ligeramente pasadas por harina , vuelta y vuelta, hasta que se doren . Retiramos y depositamos en la cazuela de la olla exprés que tendremos templada. Reservamos.

Pelamos, limpiamos, troceamos todas las verduras, salamos y pochamos en el mismo aceite de dorar las carrilleras, junto con la hoja de laurel y la pizca de clavo molido . Una vez comienzan a ablandarse las vertemos sobre las carrilleras.

Cubrimos la carne a continuación con el vermut y el caldo y tapamos la olla. La ponemos a fuego fuerte hasta que suba la válvula. Una vez esto suceda, bajamos el fuego. En mi vitro la pongo al 6 y dejamos que se hagan durante 35 minutos.

Pasado el tiempo, despresurizamos la olla exprés.

Retiramos la carne con cuidado para otra cazuela. Si hiciera falta, dejamos reducir la salsa otro poco al fuego, dependiendo como nos guste de espesor. La trituramos pasándola con el pasapurés o con una batidora y echamos la cantidad necesaria sobre la carne, moviendo después la cazuela para cubrirla bien.




Acompañamos de arroz, patatas fritas, ensalada etc.

En esta ocasión, con un puré de patata y queso parmesano. Para ello previamente he cocido cuatro patatas troceadas en agua con un chorrito de aceite y sal. Se pueden cocer en leche también, pero a mi con ella no me gusta, así que cada cual a su manera. Una vez cocidas, escurrir y pasar por el pasapurés en caliente rápidamente sobre un bol al que le pongo unas lascas de mantequilla y como 50 g del queso o un poco más, lo hago a ojo hasta dejarlo al sabor que me agrada.




Solo queda disfrutarlas en todo su esplendor , un buen pan y sonreír, sonreírle a la vida por muchas zancadillas que nos de.

13 comentarios:

  1. Es una carne tierna y sabrosa, además la salsa con el vermut está riquísima. Un plato que pide pan y del casero, para que todo sea más rico.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Hola Bego!! Hoy no salgo de tu cocina, jaja.
    Para guisar carnes me gustan que sean jugosas, huyo de resultados donde las salsas están riquísimas, pero la carne fibrosa y muy desagradable en boca. La carrillera de cerdo o ternera son riquísimas.
    Con tu receta debiste triunfar, una salsa trabadita que invita a mojar pan.😋😋 Veo que utilizas clavo molido y puerros, coincidimos.,😊😊
    Feliz semana. Bstes.😘

    ResponderEliminar
  3. Buenos días mi preciosa Bego, ya te echaba de menos, pero haces bien, supongo que la desconexión te ha sentado de maravilla, así lo espero.
    Las carrilleras son un plato muy típico en Sevilla, nunca las he cocinado con vermut, aunque imagino que ese cierto sabor dulce tiene que sentarle de maravilla, así como el clavo, que para mí es imprescindible, sin pasarse calor está, lo único es que nosotros le ponemos una cayena, ese puntito canalla es imprescindible, sobre todo porque le da vida a una carne tierna y melosa, que invita a mojar pan en la salsa.
    También congelo la salsa restante, como indicas, es perfecta para fondos de guisos de patatas y arroces, imposible o aprovechar todo lo rico que puede surgir de un guiso con mucho fundamento.
    Besos guapísima y feliz semana.

    ResponderEliminar
  4. Hola Bego, ya te echábamos de menos, pero cada uno tiene sus cosas, así que me alegro de leerte de nuevo. Este guiso es de celebración, una carne tan melosa con su rica salsa es para contentar al más exigente. Tiene un aspecto que alimenta y el sabor ya me lo imagino o no me lo quiero imaginar porque me empiezo a desmayar. Buena receta, cargada de ingredientes de calidad, no se puede dar más.
    Bss

    ResponderEliminar
  5. ¡¡Hola Bego!! Me alegro de verte por aquí después del parón de la semana santa. Este plato que nos traes le va a encantar a mi marido, que es muy de carne y las carrilleras le encantan. Se agradece lo de la olla exprés, que tiempo no nos sobra y la luz ya sabemos todos que está por las nubes y no baja. Ideal también el acompañamiento, el puré de patatas y queso tiene que estar bien rico.
    Por cierto, esta semana santa terminé de leerme el libro de Últimos días en Berlín. Bueno, ya sabes que te dije que soy muy, muy fan de la literatura y el cine de La Segunda Guerra Mundial, y claro, he visto mucho cine (del cine todas las películas), y mucho libro, aunque no todos, de esos sería imposible, con este tema. A ver, no es el mejor libro que me he leído sobre el tema. Te diré que incluso hasta la mitad del libro no me gustó, no me creía los personajes y no me decía nada. La segunda parte me gustó más, cuando él regresa a Rusia, los personajes empezaron a tener fuerza y me resultaron más creíbles.
    Libros de esa época que mezclan Rusia con Guerra Civil Española y Segunda Guerra Mundial me gustó mucho más Dime quién soy de Julia Navarro, que es anterior a esta novela, no sé si te lo habrás leído. Aunque, eso de los gustos, ya se sabe. A mi marido, que es gran fan de Julia Navarro y se ha leído sus libros, esta novela que te digo no le gustó tanto y su preferida de ella, que es Dispara yo ya estoy muerto, a mí no me gustó tanto. Esto es así.
    Mi marido aún se tiene que leer el de Últimos días en Berlín, a ver él que opina del libro cuando se lo lea, ya te contaré. Besitos.

    ResponderEliminar
  6. Menuda receta rica nos traes Bego, las carrilleras siempre o casi siempre las preparo con vino tinto, me gusta esta versión vermú que dicho sea de paso no conozco esa marca pero no es de extrañar pues como no bebo tampoco miro mucho en las estanterías, miraré que seguro caen estas carrilleras. Me alegra volver a leerte preciosa besinos

    ResponderEliminar
  7. Hola Bego, en casa nos chiflan las carrilleras pero nunca las he preparado con esta salsa, me ha gustado mucho la receta así que tomo buena nota para la próxima vez que las haga, seguro que quedan deliciosas.
    Besos A vueltas con los pucheros

    ResponderEliminar
  8. Hola Bego, menuda receta que te has marcado. Las carrilleras son una exquisitez, y con esta salsa tienen que estar deliciosas, seguro que tienen un sabor muy especial. Se ha quedado una receta fantástica, un beso.

    ResponderEliminar
  9. Bego, me gustan mucho las carrilleras, aunque rara vez las cocino en casa, pero cuando como fuera y las veo en la carta suelo perdirlas. Nunca las he probado con vermut, pero me estoy haciendo la idea y la boca la tengo salivando, de veras, qué pena no poder probarlas...

    Abrazos!

    ResponderEliminar
  10. Los guisos tradicionales me encantan. Tal vez añoranza de los guisos de nuestra madre. Tienen una pinta buenísima estas carrilleras con esa salsita.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Hola Bego. Vuelvo a leerte de nuevo después de este breve paréntesis y me encuentro con una receta que siempre quiero hacer pero que por dime o diretes nunca la hago.
    Tendré que decidirme a hacerla ya que cuando la he probado me he quedado con ganas de repetir 😂😂.
    Te aseguro que si tuviera delante un plato con las delicias que has hecho me iba a pedir doble ración porque el aspecto que tienen causa sensación.
    Espero que hayas pasado unos buenos días.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Hola Bego me encantan las carrilleras en salsa nunca las hice con vermut, tengo que probar de hacerlas y tomo nota del nombre del vermut.
    Un beso

    ResponderEliminar
  13. Esa carne no solo se ve suave y jugosa, se ve que se deshace sola y ya se me hizo agua la boca!
    Besos

    ResponderEliminar